2009-12-28

Más alla del Muro del Sueño

Con frecuencia me he preguntado si el común de los mortales se habrá parado alguna vez a considerar la enorme importancia de ciertos sueños, así como a pensar acerca del oscuro mundo al que pertenecen. Aunque la mayoría de nuestras visiones nocturnas resultan quizás poco más que débiles y fantásticos reflejos de nuestras experiencias de vigilia -a pesar de Freud y su pueril simbolismo-, existen no obstante algunos sueños cuyo carácter etéreo y no mundano no permite una interpretación ordinaria, y cuyos efectos vagamente excitantes e inquietantes sugieren posibles ojeadas fugaces a una esfera de existencia mental no menos importante que la vida física, aunque separada de ésta por una barrera infranqueable. Mi experiencia no me permite dudar que el hombre, al perder su conciencia terrena, se ve de hecho albergado en otra vida incorpórea, de naturaleza distinta y alejada a la existencia que conocemos, y de la que sólo los recuerdos más leves y difusos se conservan tras el despertar.

De estas memorias turbias y fragmentarias es mucho lo que podemos deducir, aun cuando probar bien poco. Podemos suponer que en la vida onírica, la materia y la vida, tal como se conocen tales cosas en la tierra, no resultan necesariamente constantes, y que el tiempo y el espacio no existen tal como lo entienden nuestros cuerpos de vigilia. A veces creo que esta vida menos material es nuestra existencia real, y que nuestra vana estancia sobre el globo terráqueo resulta en sí misma un fenómeno secundario o meramente virtual.

H.P. Lovecraft

6 Mordiscos:

una rara con ganas de hamburguesas dijo...

¿Quién puede afirmar que lo que nosotros llamamos vida no es más que un sueño, y que lo que llamamos sueño no es la vida real? Un gran misterio, sin duda, pero me temo que no habrá nunca respuesta a esa incógnita.

Un beso :)

Temperance Blackwood dijo...

Ciertamente curioso... pero yo soy de las que opinan "Cogito ergo sum." A fin de cuentas, nadie puede demostrarlo, y la filosofía existe por el simple placer de preguntarse las cosas, no con el objetivo de hallar respuestas.

Me ha gustado la elección que has hecho. ;)

Ciao!

Flyman dijo...

Yo lo siento pero creo que no acabo de entender esta reflexión

La guardadora de oxígeno dijo...

Tu texto me ha hecho pensar, y por descontadome ha gustado.
Comparto tu opinión.

Por cierto,feliz año nuevo (:

Michelle Durán dijo...

Aquel negocio de soñar , que me enseñó Barney y las películas de Disney ... está bien, siempre y cuando no obstaculice la realidad , que a veces , bastante falta que hace .

Iván dijo...

Llevo un rato paseando por tu blog, y he de reconocer que me ha sorprendido gratamente, me gusta lo que leo, posees una prosa cautivadora, creo sinceramente que tu escritura es muy muy buena. Quisiera felicitarte por este hermoso lugar que has construido con tus palabras.
Un saludo

Publicar un comentario