2010-06-19

Introducción a la figura del Vampiro

Hoy me he levantado crítica, supongo que será porque el límite que mi mente puede aguantar de tonterías se ha acabado.

Asique voy a tocar el tema, igual con esto pierdo seguidores, o los gano, quien sabe, pero antes de empezar por favor que nadie se lo tome personal… cada uno tiene sus opiniones, no?

El tema es… El Vampiro.

La figura del vampiro, una figura que existe desde que el ser humano comenzó a ser un animal racional, ha crecido y evolucionado junto a él, pero no al igual que él. La cultura egipcia, la griega, la china, la macedónica, y miles de culturas a lo largo y ancho del mundo siempre han tenido una figura vampírica, no con el mismo nombre, pero siempre con las mismas características.
Desde que el hombre empezó a asociar la sangre con la creación de la vida y el mantenimiento de la misma, existen seres que amenazan esta existencia; demonios que intentan robarnos lo que nos mantiene vivos… seres nocturnos, no-muertos, con carencia y ansia de lo que nosotros tenemos y que ellos necesitan para mantenerse con vida.
Con el paso del tiempo, estos demonios han ido creciendo junto a nosotros, cambiando para acoplarse a los nuevos tiempos, pero siempre manteniendo sus raíces ancestrales, ese apetito por nuestra sangre.

Comenzando por los vampiros griegos y egipcios, más parecidos a demonios que a otro ser, han ido transformándose en entes mas humanizados, aunque con cierto aire animal, como el Nosferatu de Murnau, más ratificado.
Más tarde, apareció la figura del vampiro tal y como la conocemos hoy (o la conocíamos, mas tarde entraré en esto), un ser con apariencia totalmente humana, con una existencia humana anterior y que es capaz de mezclarse entre nosotros sin que nos demos cuenta, ahí es donde reside su poder, su miedo, en que podría ser cualquiera porque han aprendido tanto sobre nosotros que se han camuflado perfectamente. Al contrario de lo que opina mucha gente, Dracula de Bram Stoker no fue el primer vampiro victoriano socializado, sino Polidori, con su novela “The Vampyre” en la que Bram Stoker basó gran parte de su trabajo; éste autor fue el primero que metió a esos demonios en nuestras casas, a vivir con nosotros, a compartir nuestras vidas… y a partir de ahí, muchos otros autores siguieron su legado, o el de Bram Stoker para ser exactos.




La figura del vampiro ha ido evolucionando alimentada con historias reales de personas que se consideraban estos seres. Sobre todo en europa central, donde el miedo que tenían por estos seres era real, tan real como que creían que personas como el voidvoid Vlad Tepes (al que en Rumania consideran un héroe nacional) o la Condesa Erzebet Bathory eran realmente vampiros sedientos de su sangre.

Y así ha sido durante siglos, en los que han aparecido grandísimos escritores como Le Fanu y Anne Rice (mucho mas actual) que han conseguido mantener la tradición hasta nuestros tiempos siempre respetando los mitos vampíricos ancestrales, regalándonos figuras magnificas como Lestat de Lioncourt o la fabulosa vampira Carmilla.

Haciendo un pequeño resumen de lo que los vampiros han sido durante este tiempo, nos quedamos con una figura de apariencia humana, nocturna, con una sed imparable por nuestra sangre, que carecen de alma o sentimientos más allá de la admiración y repulsión por los seres humanos, lo que se puede resumir como envidia por que ansían lo que nosotros tenemos, la vida. Se alimentan de nuestros miedos, de nuestras pesadillas, y se mezclan entre nosotros para que seamos más accesibles.
Un vampiro es un no-muerto, un ser escalofriante de colmillos puntiagudos y al que la luz del sol puede destruir en tan solo un instante (cierto que estas ideas han cambiado durante mucho tiempo, pero siempre con explicaciones validas) y aquí es donde realmente empieza mi crítica, tras esta larga historia… pero siempre es mejor poner a la gente en situación y que se den cuenta de que de verdad sabes de lo que estás hablando para ahorrar comentarios facilones que solo van a insultar (aunque esta gente nunca lee todo lo que escribes)

Y nos plantamos en la actualidad, en un tiempo en la que la gran figura victoriana y romántica (entendiendo romanticismo con su origen gótico de la palabra) se ha convertido en una especie de adolescente hormonado que acude al instituto. Un ser milenario, reducido a una pantomima, rebajado a lo que jamás habría pensado ser… un fenómeno de masas al que ni siquiera le importa toda su historia y tradición, alguien al que ya no se teme. Y si amigos, estoy hablando de crepúsculo y sus pseudo secuelas o plagios. No entiendo como se ha podido degradar tantísimo la figura de un ser majestuoso como era el vampiro. Ha pasado de los salones victorianos a un instituto americano, ha pasado de desear la sangre sin poder controlar sus impulsos, a ni siquiera sufrir la sed y carecer de colmillos para alimentarse, ha pasado de tener un enemigo innato como era la luz del sol, a brillar cual mariposa bajo sus rayos, o simplemente tolerarla como si nada. En definitiva, han convertido a una figura mítica e histórica, atormentada por sus limitaciones y su eternidad en un puñado de adolescentes hormonados, obsesionados con un amor para toda la vida (mas abusivo que sano) y que viven perfectamente porque ni se alimentan de sangre ni tienen nada que temerle a la luz del día…

Y lo peor de todo, es encontrarte con gente inculta, porque no se le puede llamar de otra manera, que defiende esto a diestro y siniestro, sin tener idea de nada mas, y para los que los vampiros de toda la vida simplemente son malísimos porque no aman a una chica!! O no poder dejar de ver en webs como comparan a este vampirucho que es Edward Cullen con figuras inmortales de la literatura como son Dracula o Lestat.
Duele, como estudiosa de la literatura romántica y gótica, duele mucho.
Gracias al cielo, aun queda gente que no pretende cambiar esta figura, y en tiempos en lo que lo único que se ven son pseudo vampiros que no merecen ni ese nombre, existen series como True Blood que intentan arreglar lo que el marketing y el ansia por vender a la población adolescente (la que más dinero gasta) han destruido.

Pero parece ser que hoy en día, lo que no tiene un amor poco elaborado y empalagoso no vende, atrás quedaron las grandes historias de amor, atrás quedo la idea de lo romántico, la raíz del término que va asociada a lo gótico, a los sentimientos intensos y contradictorios y a la oscuridad.. Atrás quedo todo eso simplemente para vender, hacerse más ricos y conseguir más fama…
Espero que les compense el insulto…

Los vampiros siempre han sido y serán seres aterradores, incapaces de controlar su sed de sangre y no unos calzonazos enamoradizos, por mucho que a algunos les pese.

Odio esta sociedad sin memoria.

8 Mordiscos:

vuelo de hada... dijo...

Trish
Estas historias de vampiros me emocionan y mucho sabes, y esta critica/constructiva estupenda! me gusta mucho la manera que tienes de dar tu punto de vista, de mi parte recibe solo aplausos!!!
Un abrazo y feliz fin de semana yo también odio esta "suciedad" así la llamaría yo, sin memoria.

○╣Þ↓♀♪► dijo...

Magnifico, presisamente anoche me comi wikipedia (e internet en general) en temas vampiricos, desde mitologias chinas, grecas, aztecas... A pesar de compartir tu punto de vista de hormonados de amores insanos, investigando e visto que Stoker inicio este movimeinto hormonado. Me explico: origenes mitologicos colocan a vampiro como demonio (de clace variada) y como humano desalmado, pero en ningun caso son confundibles con personas normales, se les reconocia por solo tener un agujero en la nariz y ser principalmente cadavericos, lo que coloca a las obras contemporaneas de Stoker como iniciadoras del movimiento humano-hormonado, claro, nada comparado con las estupideces de hoy dia, estaban dotadas de arte a cada letra lo que hace magnfica lectura, pero infidelidad al mito verdadero del no-muerto. Tambien investigando te da la sensacion de que el vampiro (u hombre lobo) como tal no existe, si no que son la misma cosa que en algun punto de la historia se marco la diferencia de esas criaturas por razones poco notables, refiriendonos a la mitologia antigua mundial, claro. En estos momentos leo "El castillo de Carpatos" de Julio Verne, las criticas lo colocan como obra maestra del autor (no la unica, claro).

Anónimo dijo...

lo leí y me emocioné de como aun queda gente que se remece ante el fenomeno crepusculolo desprecia y se aferra al verdadero significado del vampiro

Anónimo dijo...

Magnifico, procederé a compartir vía facebook...
Sinceramente comparto tu pensamiento, como un amante de la figura romántica del vampiro, me siento extremadamente decepcionado, de todas maneras no deberíamos preocuparnos demasiado. Los años pasan, las generaciones cambian, y las modas mueren horriblemente desangradas y gangrenadas en algún callejón.

Zedkin

Hiroshima dijo...

me encanto esta parte:
"ha pasado de tener un enemigo innato como era la luz del sol, a brillar cual mariposa bajo sus rayos, o simplemente tolerarla como si nada"

Genial la critica, estoy deacuerdo en lo que argumentas...

Anónimo dijo...

simplemente perfecto, pero poco les va a importar a los directores sedientos de fama y dinero, haz que millones de adolescentes te escuchen y callales la boca, la única manera de parar esto es no llendo a los cines ni viendo esos desperdicios, pero claro...vende y los vampiros acabarán siendo como .. los magos y harry potter una moda ya gastada
lo macnifico se pierde en el continuo desgaste de la mano del humano

Anónimo dijo...

Coincido con todo lo que has expuesto de forma clara, concisa y magistral. Todos/as los que hemos opinado hasta el momento al respecto pensamos de la misma manera que expresas, así que ánimo, no estás sola y muchos seres que vibran en la oscuridad compartimos tus palabras y sentimientos. Saludos oscuros...

Súlion

Abigail dijo...

muchas gracias estos sin son buenos aportes, lastimosamente dificilmente un adolescente te apoyaran (son pocos los q si lo haran) pues estas clases de libros q no son mas q moda y toda la moda en si les ha adormecido la mente y no pueden despertar.

Publicar un comentario