2010-03-08

A 100 metros bajo tierra

Como maestro de la ironía que, personalmente, considero ser, he de admitir la belleza de las últimas palabras que salieron de tus labios antes de darte cuenta en el monstruo en que me había convertido…

“No dejare de bailar sobre tu tumba hasta que tu alma grite de dolor, hasta que las entrañas de la tierra la escuchen y decidan engullirla para siempre, para que se pierda, para que permanezca en el olvido eternamente. Porque solo te mereces eso, el olvido”

Adivina que… jamás tendré el olvido; porque tú, amiga, eres incapaz de olvidarme.

8 Mordiscos:

Duna Loves dijo...

tanto odio y tanto amor al mismo tiempo
y es que olvidar no es tan sencillo :-)

Kiwi dijo...

Tal vez te convendría conocer a la chicapez...
Pero, al fin y al cabo, olvidar es morir. Pienso que ninguna cosa debería morir tragada por el olvido. Aunque sea algo odioso.

Contundente.



=)

Jesús... dijo...

Odiosamente romantico. A veces el amor duele tanto que consigue hacerte odiar, aunque ese odio tiene un matiz diferente, no sabe igual. Un saludo!!

♥ Anabel ♥ Salvando a Julieta dijo...

Odio y amor!! en cualquiera de los casos, sentimiento de difícil olvido!
besis

Iván dijo...

Señores no se donde ven ustedes el amor en este texto... yo solo veo rabia aderezada con cantidades ingentes de ironía (pero esa es solo mi opinión) y sí, seguro que es difícil olvidar a alguien como tú.
Un saludo

Dana O'hara dijo...

me parece genial que te acercaras, una vez una chica iba llorando dos asientos más allá con la pena más grande que he visto nunca, te lo juro, y no tuve valor para acercarme :(

qué le pasaba?

Duna Loves dijo...

LO de las fotos pasando de flickr es un gidget que creo que se llama presentación. Escribes tu nombre de usuario en Flickr y listo :-)

Kiwi dijo...

La chicapez es un texto que he escrito, está debajo de los dos primeros (tiene una imagen de un acuario)
Por qué has borrado la otra entrada? o.0
(la de hace una hora)




;)

Publicar un comentario