2009-09-24

...

Vivía en un mundo de felicidad inventada, lleno de ilusiones que parecían tan reales que incluso estaba empezando a creérselas.

La fina línea que separa la realidad de la ficción estaba empezando a ser demasiado difusa, ¿pero a quien le importa? Ella era feliz de esa manera, o al menos, un estado parecido a lo que las personas entienden por felicidad, ¿Qué más da si solo fingía serlo? lo sabía, pero era mucho más triste darse cuenta que ese tipo de sentimientos no estaban hechos para todo el mundo…

Muchas veces fingir que somos felices es lo único que nos queda…

Trish

1 Mordiscos:

Leo Zelada Grajeda dijo...

La felicidad es una sonrisa hacia dentro.

Publicar un comentario